Covid-19 también afecta a los caseros universitarios en la CdMx


Ellos siempre estuvieron para los estudiantes, hoy no hay más alumnos en sus habitaciones debido al COVID-19, que provocó la implementación de clases en línea en las diferentes universidades e institutos de educación superior de la capital del país. Los caseros son otro sector afectado por el coronavirus.

La situación sanitaria en el país obligó a miles de jóvenes a regresar a sus estados de origen, dejando los cuartos o departamentos que solían rentar para vivir, afectando así al arrendamiento de estos espacios.

Leonardo González, quien se dedica a la renta de cuartos para estudiantes y médicos residentes en la avenida politécnico nacional, aseguró que a raíz de la pandemia sus ingresos han disminuido en un 85 por ciento, y actualmente de las 23 habitaciones equipadas con las que cuentan, sólo cuatro están ocupadas.

“La mayoría de nuestros clientes son médicos residentes, estudiantes del IPN que son de provincia y generalmente son apoyados por sus papás, quienes me imagino también se han visto afectados económicamente y no han podido seguir pagando la renta ”, comentado en entrevista para MILENIO.

Fue en el mes de mayonesa cuando se inició a ver las mayores pérdidas, cuando las universidades dieron a conocer que el semestre terminaría de manera virtual; por lo cual, familias como las de Leonardo, tuvieron que comenzar a buscar otras opciones para poder sobrellevar los gastos tanto de los cuartos como de su vida cotidiana.

«Los gastos siguen surgiendo esos nunca paran, básicamente estamos agarrando de otras entradas para mantener aquí el edificio», expresó.

De acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en el 2016 tan solo en la Ciudad de México, había cerca de 600 mil estudiantes extranjeros, los cuales en su mayoría deben rentar algún espacio para poder vivir dentro de la capital, pero que ahora al no tener que ir a la universidad físicamente muchos prefieren ahorrarse ese gasto y se regresan a sus estados de origen.

Entre estos estudiantes, se encuentra Enrique Castro, originario de Puebla, quien desde hace cuatro años renta en la capital para asistir a sus clases de Matemáticas Aplicadas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Él decidió a raíz de la pandemia dejar de pagar el espacio donde vivía por considerarlo un gasto innecesario.

“El principal motivo fue porque me di cuenta que esto iba para largo, y pues era un gasto innecesario era estar pagando por un lugar en el que ya no iba a estar”, descrito.

Dijo que aunque sus padres no le sugirieron que dejara de pagar dicho espacio, lo consideró una buena alternativa para ahorrar dinero, ya que frente la incertidumbre económica que existe actualmente en el país, ese dinero puede apoyarlos en un futuro.

“Es dinero con el que ahora podemos contar para otras cosas… Creo que más bien va a beneficiar a largo plazo, es una gotita que ya no estamos derramando”, mencionó.

Respecto a la opinión de quien le rentaba, Enrique aseguró que ella se mostró bastante comprensiva, aunque entiende las implicaciones económicas que esto puede tener para ella, por lo cual espera que en cuanto se normalice la poder regresar a rentar y continuar ya sea con sus estudios o trabajo en la capital.

Por su parte, Leonardo espera que para el próximo año la situación sea un poco más favorable y puedan comenzar a recuperarse económicamente; aseguró que para el próximo año abaratará los precios y requerimientos con el fin de ser más empáticos con los estudiantes que regresen a rentar.

“Esperamos que entrando el año vuelvan a regresar y desde luego vamos a dar muy buen precio y vamos a ser bastantes tolerantes con el precio, no, o sea, no les vamos a pedir el aval o dos tres depósitos de renta, buscamos apoyarlos como alumnos que vienen de provincia y que están a gusto… Queremos seguir empujando, aquí no nos queda de otra más que seguir empujando, tenemos que soportar o sea que amortiguar esta situación ”, precisó.

DMZ

.



Ver artículo completo

Autor: César García,Azucena Rangel

Fuente

Autor entrada: ironelis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *